Você está aqui: Página Inicial > Presidência > Presidenta > Perfil > Presidenta Dilma Rousseff

Notícia

Presidenta Dilma Rousseff

Biografía

por Portal Planalto publicado: 31/12/2014 10h43 última modificação: 31/12/2014 10h53

La presidenta Dilma Vana Rousseff nació en Belo Horizonte, el 14 de diciembre de 1947, hija del abogado e inmigrante búlgaro Pedro Rousseff y de la profesora de Rio de Janeiro Dilma Jane da Silva. Es la hija del medio entre los hermanos Igor y Zana.

Empezó sus estudios en el tradicional Colegio Nuestra Señora de Sion, en Belo Horizonte, y, a los 16 años, mientras frecuentaba la escuela secundaria en el Colegio Estadual Central, ya afrontó las primeras batallas por la democracia, por la justicia social y por el desarrollo económico de su país. Salió a las calles para protestar contra el golpe militar que depuso el presidente electo João Goulart y participó de la lucha organizada contra la dictadura.

Fue militante dedicada, valiente y determinada, lo que la llevó a la cárcel y a la tortura en los sótanos del régimen militar. En la militancia contra la dictadura conoció el abogado de Rio Grande do Sul Carlos Franklin Paixão de Araújo, con quien mantuvo una relación que duró más de treinta años. Condenada por la dictadura, pasó casi tres años (1970-1972) en el presidio Tiradentes en São Paulo. Liberada de la cárcel, se fue a vivir en Porto Alegre en 1973 e ingresó en la facultad de Economía de la Universidad Federal de Rio Grande do Sul. En 1975, empezó a trabajar como pasante en la Fundación de Economía y Estadística (FEE), órgano del gobierno de Rio Grande do Sul, y obtuvo el grado universitario en economía en 1977. En 1990, vuelve a la FEE como presidente de la institución. En 1976, nace Paula Rousseff Araújo, quién, 30 años después, le dio el nieto querido, Gabriel, con quien, cuando posible, pasa las tardes de domingo en el Palacio de Alvorada o en su casa en Porto Alegre.

A principios de la década de los 80, ayuda al ex-gobernador Leonel Brizola a fundar el Partido Democrático Trabalhista (PDT) en Rio Grande do Sul, asesora a la bancada del PDT en la Asamblea Legislativa y, bajo invitación del alcalde Alceu Collares, también del PDT, asume a la Secretaría Municipal de Hacienda en Porto Alegre. Elegido gobernador el 1993, Collares la lleva a la Secretaría Estadual de Energía, Minas y Comunicación. El 1998, Dilma inicia sus estudios de doctorado en Economía en la Universidad Estadual de Campinas (Unicamp), en São Paulo, pero, ya involucrada en la campaña sucesoria del gobierno de Rio Grande do Sul, no llega a defender tesis. Permanece secretaria de Energía cuando, en 1999, Olívio Dutra toma posesión como gobernador electo en una coligación PT-PDT y, en el 2000, Dilma se afilia al Partido dos Trabalhadores (PT). En el 2001, afecta al país grave crisis de suministro de energía y el Rio Grande do Sul es uno de los pocos estados de la federación a no sufrir apagones. Acreditada por su desempeño en la Secretaría durante la crisis, el presidente electo Luiz Inácio Lula da Silva la invita, a fines del 2002, para participar del equipo de transición que prepararía el siguiente Gobierno Federal. Con la toma de posesión de Lula, se convierte en ministra de Minas y Energía.

Entre el 2003 y el 2005, comanda profunda reformulación en el ministerio con la creación del llamado marco regulatorio (leyes y normas técnicas que rigen las relaciones del Estado con las empresas del sector) y prepara al país para evitar la repetición de escasez de energía en el caso de nuevas crisis hídricas. Además, preside el Consejo de Administración de Petrobrás, introduce el biodiesel en la matriz energética brasileña y crea el  programa Luz para Todos.

Lula elige a Dilma para ocupar la jefatura de la Casa Civil y coordinar el trabajo de todo el gabinete ministerial en el 2005. La ministra asume la dirección de iniciativas estratégicas como el Programa de Aceleración del Crecimiento (PAC) y el programa de habitación popular Mi Casa, Mi Vida. Coordina también la Comisión Inter-Ministerial encargada de definir las reglas para la exploración de las recién-descubiertas reservas de petróleo en la camada Pre-Sal e integra la Junta Presupuestaria del Gobierno.

En el día 3 de abril de 2010, Dilma deja el Gobierno Federal para lanzarse candidata a la Presidencia. En 13 de junio, el PT oficializa su candidatura. En el segundo turno de las elecciones, en 31 de octubre de 2010, Dilma Rousseff, a los 63 años, fue elegida Presidenta de la República Federativa de Brasil, con más de 55,7 millones de votos (56,05%). Es la primera mujer a llegar al Palacio del Planalto, como ya había sido la primera mujer secretaria de Hacienda de Porto Alegre, la primera secretaria estadual de Energía, la primera ministra de Minas y Energía, y la primera jefa de la Casa Civil. 

En 2014 es candidata a la re-elección, después de haber, en cuatro años de gobierno, continuado la obra de inclusión social y reducción de las desigualdades inaugurada en la gestión de Lula. Con los programas "Bolsa Família" y "Brasil Sem Miséria", 36 millones de brasileños salieron de la pobreza extrema – 22 millones de ellos solamente en el Gobierno Dilma, a partir de mejoras al Programa Bolsa Família, que hoy ya atiende a 13,9 millones de familias; fueron contratadas más de 3,5 millones de unidades habitacionales en el programa Minha Casa, Minha Vida; 42 millones de personas ascendieron a la clase media; el salario mínimo tuvo incremento de unos 72% por encima de la inflación y fueron creados 20,9 millones de empleos formales en diez años. Además, se realizó bajo su gobierno la subasta del Campo de Libra, en el Pre-Sal, bajo el formato de partilla, lo que deberá generar R$ 638 mil millones en recursos para la educación y para la salud en los próximos 35 años, además de R$ 368 mil millones para el Fundo Social.

En su gobierno, Dilma creo más y nuevos programas para mejorar la vida de los brasileños. En el área de salud, implementó el Mais Médicos que, en menos de dos años, movilizó más de 14 mil médicos de Brasil y del exterior para suplir carencias crónicas en la periferia de las grandes ciudades y en los municipios más desasistidos del país. Hoy, el Mais Médicos está presente en 3,8 mil municipios y atiende a una populación estimada en 50 millones. Además, creo más de 11,4 mil vagas en cursos de graduación en medicina y 12,4 mil plazas de residencia médica.

En la educación, además del trabajo conjunto con estados y municipios para la mejora de la enseñanza preescolar, primaria y secundaria, fueron implantadas nuevas universidades en el interior del país y lanzado el Programa Nacional de Acceso a la Enseñanza Técnica y Empleo (Pronatec), que ya proporcionó cursos técnicos y también de formación profesional totalmente gratuitos para 8 millones de jóvenes trabajadores, y tiene el objetivo de atender a 12 millones en los próximos cuatro años. Son conocidos los beneficios de los programas ProUni, Fies y Ciencia sin Fronteras para universalización y democratización de la enseñanza superior y el perfeccionamiento de los estudiantes en el exterior. Con apoyo casi unánime del Congreso a la propuesta del gobierno sobre el Marco Civil de la Internet, Brasil se tornó el primer país del mundo a tener una ley que consolida la internet como un espacio libre y democrático, esencial a la participación social, para la inovación y, principalmente, para el ejercicio de la ciudadanía.

En el gobierno de Dilma fueron destinados R$ 143 mil millones para inversiones en movilidad urbana, el más grande volumen de recursos públicos aplicados al transporte colectivo de nuestra historia. Además, fueron y continúan siendo promovidas inversiones que amplían y modernizan puertos, aeropuertos y carreteras por todo el país.

Brasil fue sede de una Copa de Confederaciones y del más grande evento deportivo del mundo, el Mundial de Fútbol, con pleno éxito de organización. Fueron implantados Centros Integrados de Comando y Control en todas las ciudades-sede del Mundial, instrumento que queda como legado indiscutible para la Seguridad Pública del país.

De la misma manera que los ocho años de Gobierno Lula, los cuatro años de Dilma contribuyeron para la estabilidad macroeconómica; para la reducción de la deuda líquida del sector público, que entre el 2002 y el 2014 cayó de un 60% para un 35% del PIB; para la acumulación de US$ 380 mil millones  en reservas cambiales; para la consolidación de la democracia en todos sus aspectos, desde el pleno respeto a los derechos individuales a la completa libertad de prensa, y para la preservación de un ambiente de harmonía con los vecinos sudamericanos, con los cuales Brasil vive en paz hace más de 140 años.

Brasil se volvió más dinámico, más humano, más igual. En el mes en que el país alcanzó el más bajo índice de desempleo de toda su historia (4,7%), Dilma Rousseff fue reelecta presidenta de la República en la segunda vuelta, en 26 de octubre de 2014, con más de 54,5 millones de votos (51,64%).

Versión Inglés
 Versión en Portugués

Fuente:
Portal Planalto